Información

CUENCOS TIBETANOS Y FENG SHUI

En Asia la tradición de hacer sonar cuencos de bronce data de hace más de 3000 años, hacia la era del bronce. Fueron desarrollados por tribus en las áreas de Nepal, Japón y China, particularmente en la región de Himalaya.

En la práctica budista fueron utilizados en ceremonias religiosas y rituales sagrados dado que su sonido y efecto vibracional permitía entrar en estados de relajación y meditación. Por esta razón, es que los cuencos muchas veces incorporan grabados con letras, mantras y palabras sagradas en sus bordes exteriores, ya que al hacerlos vibrar, al igual que las cuerdas vocales, su vibración permite activar estas letras y enviar estas palabras sagradas al espacio, sanándolo, acariciándolo y estableciendo una conexión espiritual con niveles superiores de conciencia y de frecuencia.

En Feng Shui los cuencos son utilizados para ceremonias y rituales ancestrales, así como también para trabajar áreas de metal, de conexión con el cielo y altares. Pueden ser utilizados para limpiar energéticamente los espacios con su sonido. Si hace esto, el mejor momento para realizarlo es junto con la aurora, al amanecer, para darle un despertar energético a su casa.

Igualmente, si son situados en puntos de acupuntura de la casa, sirven para enviar su vibración al espíritu del cuerpo y así colaborar en la recuperación de enfermedades, sanar órganos o dolencias del cuerpo.

En el sector suroeste de las casas son ideales para acompaƱar altares, ya que siendo esta una zona de metal, tanto su presencia como su uso, ayuda a activar la energía metal de la casa. Esto contribuye a restablecer el orden cuando hay caos en la vida o en la familia; ayuda a entrar en comunión con el cielo y sus ciclos; y por sobre todo, para conectar con lo elevado, la creatividad y la sabidura que nos entrega el padre cielo.

Por Nicolás Pierry. Consultor en Feng Shui. www.nicolaspierry.com

pie