Información

CUENCOS TIBETANOS

Los cuencos cantores tibetanos han sido tradicionalmente elaborados con la aleación de 7 metales: oro, plata, cobre, hierro, mercurio, estanio y plomo, en unas proporciones que sólo el artesano conoce y cuyo secreto de fabricación se transmite de generación en generación.

Cada cuenco elaborado artesanalmente tienen un sonido único y se dice que cuando se elaboran los cuencos, se recitan Mantras que son absorvidos por los metales, para ser luego liberados cuando se hacen sonar.

Los siete metales de cuya aleación están compuestos, representan diferentes influencias planetarias:

  • Oro: el sol
  • Plata: la luna
  • Mercurio: Mercurio
  • Cobre: Venus
  • Hierro: Marte
  • Estanio: Júpiter
  • Plomo: Saturno

Juntos estos metales producen profundo sonido armónico que penetra profundamente en el cuerpo y en la mente ocasionando una sutil sanación. Actualmente, los cuencos son utilizados generalmente como instrumentos de ayuda para la meditación. Pero cualquiera puede disfrutar de los efectos relajantes de su sonido sin tener ninguna conexión espiritual.

Según el tamaño y grosor del cuenco emite diferentes frecuencias o notas musicales, pero lo realmente sorprendente es que al tocarlos emiten varias notas a la vez (armónicos).

La mezcla característica de resonancias armónicas (sobretonos) se utiliza como herramienta de vibración para reducir el estrés, equilibrar los chakras, sincronizar la energía y efectuar una sanación espontánea. Con el cuenco también se pueden extraer energías negativas de la persona.

pie